Tan solo una reflexión.

Ayer, viendo el partido de semifinales del eurobasket a España – Francia, y ver como luchaban hasta el final y como aún con los factores en contra, campo y arbitraje, lograron salir exitosos y o mas importante, como pelearon hasta el ultimo momento.

Ese es el espíritu, esa es la actitud. Me dieron una gran inyección de moral, de seguir adelante sin dejar que los factores externos influyan en el destino elegido.

Tras dos carreras malas, una por rotura de un radio y otra por pinchazo, la moral se ha visto afectada. Todo esto unido al estrés habitual de mis labores y mi cambio de horario, más clases y menos tiempo para mi familia y entrenar, han hecho una semana larga y de reflexión. Pero ahí estaba: Viendo un partido de Basket (el primer deporte que practiqué desde mi infancia hasta conocer la bicicleta). Como siempre analizando lo que veo más allá, las actitudes y gestos de los jugadores, de uno y otro equipo. El resultado podría haber sido cualquiera, todos luchando por el mismo objetivo, todos remando en la misma dirección. Un trabajo en equipo donde nadie recrimina nada al otro (salvo la prensa claro, estos están en otra esfera).

Aplicar los valores del deporte en la vida real, la verdad es que no nos iría mal a nadie. Pero no los valores de la prensa del día después, sino los valores deportivos:

LA PERSEVERANCIA del entrenamiento diario, LA FUERZA de querer algo de tener un objetivo, LA DETERMINACION de asumir el liderazgo para sacar adelante el partido, LA HONRADEZ de ser moderado en las actuaciones, LA ILUSION de ganar el partido, LA AMISTAD para compartir, para luchar juntos, y sobre todo EL SACRIFICIO, el darlo todo por el objetivo común.

Quizás por eso las personas que hemos practicado deporte a un alto nivel somos diferentes. porque hemos aprendido de esos VALORES, estos valores que creo que la sociedad actual, basada en el “lo quiero todo y ahora” , le falta. Como ya sabéis hace años no leo prensa ni veo telediarios, intento estar lo más alejado de factores externos que manejen las opiniones, quizás deberíamos saber hacia donde vamos y como queremos llegar, y no hacer caso al entorno que nos confunde y nos desvía la atención de lo verdaderamente importante, nuestros objetivos. Aun así hay veces que nos hundimos, que pensamos negativo, que tenemos miedo, eso es humano, y por lo tanto comprensible, así que en algún momento hay que despertar y seguir adelante con  tus sueños, con tus objetivos.

Ese momento es ahora. 

 

Deja un comentario